Imagen

Nombre de la publicación:
Corán de Muley Zaydán

País de origen E idioma:
Madrid 1996, Facsimil

Oriente medio (Arabia), Original

Árabe clásico

Fecha de edición del original:
Fue ejecutado en la Mezquita del Palacio al-Badí de Marrakech, siendo terminado el 13 del mes Rabi’a II del año 1008 de la Hégira (2 de Noviembre de 1599), durante el reinado del Sultán Sa’dí Ahmad al Mansur, padre de Muley Zaydán. No hay una fecha concreta. Aunque podemos ubicarnos en el siglo VII, donde se comienza a hablar del Islam con las predicaciones del profeta Mahoma, recopilación que empieza después de su muerte.

Autor: 

En realidad los autores del Corán fueron sus primeros seguidores, ya que Mahoma era analfabeta, y decidió contarles sus visiones sagradas y mensajes a ellos, para que después comenzaran a plasmar en la historia tan sagrada religión. Mahoma es el profeta fundador del islam. Su nombre completo en lengua árabe es Abu l-Qasim Muhammad ibn ‘Abd Allāh al-Hashimi al-Qurashi del que, castellanizando su nombre coloquial Muhammad, se obtiene Mahoma.

Tipo de publicación:

Religioso, Sagrada.

Contexto histórico:

Se vivía una época de violentas conquistas, en donde muchos de los líderes que reinaban eran de los primeros seguidores de Mahoma.  Muchos de éstos gobernantes fueron asesinados o destituidos por el el mismo pueblo, quien en cuestiones de religión también comenzaban a dividirse entre los Suníes y los Chiíes. Muchos imperios que se pelearon por el liderazgo del islam.

Objetivo comunicativo:

Se hizo para transmitir los versos de Dios que fueron comunicados por medio del arcángel Gabriel hacia Mahoma, ya que éste había sido elegido como el último profeta y sentía la responsabilidad de comunicar tan importante mensaje a los fieles y así transmitirla de generación en generación.

Método de impresión (original)

El primer Corán impreso se publicó en 1801 en Kazán.

Para el manuscrito se emplearon materiales como las escápulas de camello, sobre las que grababan los versículos del Corán. Se prohibió decorarlo con figura humana, para evitar estereotipos. El afecto por el texto era implementado por sus seguidores, por esto la caligrafía árabe y ornamentos abstractos se volvieron reconocidos y valiosos.

Tipo de encuadernación(original)

Cosido en telar a mano. Encuadernación en piel de cabra blanca, estampada en oro por ambos lados. Cantos de las páginas dorados y labrados. Herrajes dorados. Presenta el facsímil una encuadernación de estilo mudéjar. Fina piel recubriendo las tapas de madera. El diseño de la filigrana que aparece en las tapas está inspirado en motivos que aparecen en el libro, pues su encuadernación original se desconoce. Va cosido y encuadernado a mano.

La encuadernación también se ha hecho en el taller de Testimonio.

Sustratos utilizados (fascímil)

Está realizado sobre papel. Tiene 530 páginas. Tamaño: 270 x 190 mm. Mención aparte merece la calidad de la reproducción del papel. Testimonio ha conseguido una perfecta imitación del papel original, sobre papel de hilo verjurado y calandrado.

Tipo de escritura:

La escritura de tipo mabsut está conservada. Está vocalizada en rojo con los tasdid y los sukun en azul. Los títulos de las suras, están en cúfica oro sobre fondo azul. Los folios 1v, 2r, 264v y 265v tienen espléndidas iluminaciones con motivos arabescos.

El coran fue uno de los primeros textos que se redactó en árabe. Se halla escrito en una forma temprana del árabe clásico que se conoce en español como árabe “coránico”.

Los musulmanes aseguran que el Corán es destacable por su poesía y por su belleza y que su perfección literaria es una evidencia de su origen divino. Mezcla la narrativa, la exhortación y la prescripción legal. El Corán oscila entre la rima y la prosa. Tradicionalmente, los gramáticos árabes consideran que el Corán es un género único en sí mismo.

Apreciación:

Es una pieza editorial que refleja de manera hermosa y pulcra, la relevancia de tan importante mensaje como lo fue el del profeta Mahoma, cada detalle representa de alguna manera todas esas enseñanzas bellas y valiosas que afortunadamente fueron plasmadas de manera tangible, es un tesoro que indudablemente se pasará de generación en generación, es una historia que todavía sigue viva, gracias al respeto y a la fé de tantos historiadores y seguidores que están detrás de tan hermosa pieza. Dándoles así orden y calidad de vida, que se ve plasmada gráficamente en la pieza.

Anuncios