El presente informe pretende documentar la observación e investigación que se le ha realizado a una protopublicación facsimilar, concretamente el “Libro de horas de Fernando I de León”, el cual se encuentra en la colección patrimonial de la Sala Belisario Betancur, ubicada dentro de la Biblioteca Central de la Universidad Pontifica Bolivariana.
La edición original se encuentra en la biblioteca universitaria de “Santiago de Compostela”, en España.

IMG_5107

Facsímil en vitrina de La Sala Patrimonial Belisario Betancur, UPB. Fotografía por: Elisa Maya; Medellín, 2015.

AUTOR Y CONTEXTO

El autor de este manuscrito visigótico, al día de hoy es desconocido. Por algunos apartes del texto se puede identificar que el mismo es un regalo encargado por la Reina Sancha de León hacia el rey Fernando, en el año 1055.

Tenemos que saber que el libro es una obra artístico – literaria, el cual es enmarcado históricamente por su contenido en sí. Se utilizó para estudios bíblicos, también recordado para estudios litúrgicos; una obra muy fuerte que lleva a recordar el buen hacer de un escriptorio a mediados del siglo XI, en el siglo de las cruzadas, donde la Europa Cristiana vive la Plena Edad Media.

LA OBRA ORIGINAL

CONTENIDO

El objetivo comunicativo del manuscrito original era para dar memoria al rey Fernando I de León sobre salterios, cánticos, oraciones y antífonas. Los cuales eran de utilidad en las actividades diarias de una persona tan importante. Se presume que Fernando además de conservarlo en sus bibliotecas, ojeaba minuciosamente las delicadas piezas ilustrativas que contiene el ejemplar.

TÉCNICAS Y DISEÑO

– El códice en su producción original estaba formado por 226 folios antiguos, totalmente regulares, medían 32×20 cm.
– La numeración de folios, a lápiz, va del 1 al 224, con 2 errores en la foliación, al repetirse os números 37 y 199.
– El manuscrito cuenta con un folio de pergamino moderno de guarda anterior, y con otro como guarda posterior.
– Está escrito en línea tirada, con un número de líneas que oscila entre 22 y 34.
– El sustrato es de pergamino de piel de cordero de excelente calidad, se podría decir perfecto.
– La pasta fue hecha de celulosa, un tipo de cartón robusto, adornado con pequeñas incrustaciones en oro.

Facsímil en vitrina de Biblióteca Belisario Betancur, UPB. Fotografía por: Maria Adelaida Márquez; Medellín, 2015

Facsímil en vitrina de La Sala Patrimonial Belisario Betancur, UPB. Fotografía por: Maria Adelaida Márquez; Medellín, 2015.

Desde la perspectiva del diseño editorial el manuscrito se estructura de la siguiente manera:
– Escrito a una columna.
– Capitulares ornamentales.
– Margen amplia exterior, margen interior suficiente para el lomo.
– Tiene destacados con algunas frases de diferente color (rojo o dorado).
– Pocas palabras en cada línea según la regla actual (entre 6 y 12 x renglón).
– Tipografía gótica manuscrita.
– Tiene un interlineado muy amplio.
– No tiene separación de párrafo.
– Las sub-capitulares están muy separadas de la palabra inicial (dorado).
– Tiene la justificación a la izquierda.

IMG_5105

Facsímil en vitrina de La Sala Patrimonial Belisario Betancur, UPB. Fotografía por: Maria Adelaida Márquez; Medellín, 2015.

EL FACSÍMIL

La casa de impresión que produjo el facsímil fue TEYPE S.A. en 1995, produciendo 420 ejemplares, siendo el número NN el facsímil que estamos observando y estudiando.

TÉCNICAS Y SUSTRATOS

– El facsímil cuenta con 224 folios en 1 vol. de 32×20 cm. encuadernado al estilo mudéjar con cuatro conchas esquinadas en el rectángulo central, en metal dorado, así como dos broches en latón con prendedor de piel. + 1 vol. explicativo.
– Para reproducir el libro de horas de Fernando I de León se ha empleado la técnica de la fotografía, capturando el look del libro en el momento de tomar las fotos, incluyendo moho, marcas de uso e imperfecciones.
– Las encuadernaciones mudéjares se realizaron sobre todo en piel a las que se añaden distintas aplicaciones metálicas como clavos o placas de latón decoradas en relieve cubriendo las esquinas.

Facsímil en vitrina de Biblióteca Belisario Betancur, UPB. Fotografía por: Maria Adelaida Márquez; Medellín, 2015

Facsímil en vitrina de La Sala Patrimonial Belisario Betancur, UPB. Fotografía por: Elisa Maya; Medellín, 2015.


EXPERIENCIA

La experiencia en general fue gratificante, aprendimos a apreciar la belleza y delicadeza de estas protopublicaciones. Nos genera bastante conciencia acerca de la dedicación que se tomaban para generar una obra como esta, en épocas tan remotas, sin ayuda tecnológica, con herramientas tan ajenas a las que nosotros usamos. Tuvimos la ventaja de no sólo trabajar con el facsímil, sino también de trabajar con una copia más contemporánea de la obra, la cual tenía mucha información extra sobre la existencia de esta, su construcción, y de los facsímiles.

METODOLOGÍA

1. La observación de este facsímil se realizó con intenciones cualitativas, ya que se pretendía describir la pieza con el mayor detalle posible, especificando materiales y técnicas.
2.Para tener una comprensión más amplia de las técnicas, materiales y procesos que lograron fabricar el facsímil, se realizó una investigación paralela a la observación directa de este, utilizando recursos como fotografías, videos sobre los procesos de producción del facsímil, como la fotografía y el mudéjar; búsqueda de registros y descripciones en bibliotecas virtuales y libros digitales sobre la obra.
3.El facsímil a estudiar se analizó de manera directa e indirecta, se visitó la colección patrimonial de la Sala Belisario Betancur y se recurrió a información adicional en línea, se realizó una estructura que determinaba los puntos a analizar en el facsímil y se desarrolló punto por punto en un trabajo en grupo.

CONCLUSIÓN

Este trabajo permitió comprender y asimilar un mundo tan extenso y fascinante como lo son las protopublicaciones y su desenlace en la actualidad. Cabe destacar que, dado el grado de importancia que tienen estas obras manuscritas, quisiéramos poder ver los originales; mas poniéndonos en la situación de propietarios de semejantes ejemplares invaluables consideraríamos guardarlos también de la mejor forma, teniendo obviamente fuertes restricciones para el acceso del público. Fue de mucha ayuda hacer una imagen mental del libro leyendo otro que lo explicaba, pues el facsímil que se encuentra en la colección de Medellín esta en vitrina y cerrado, un impedimento para su mejor apreciación, pero fuimos afortunados y logramos manipularlo.

En común acuerdo, pensamos que es un ejercicio de formación interesante y bastante educativo.

FUENTES

BIBLIOGRAFÍA
– 
Díaz, M. & Moralejo, S. (1995). Facsímil de Libro de Horas de Fernando I. Torrejón de Ardoz, Madrid: TEYPE,S.A.
– Las imágenes fueron fotos de carácter personal realizadas dentro de la colección Belisario Betancur, directamente al facsímil y sus complementos el día 17 del mes de Agosto del año 2015.

FECHA DE CONSULTA
12 al 17 de agosto del 2015

AUTORES
Santiago Salazar
Maria Adelaida Márquez
Alen Sokolov
David Flores
Elisa Maya

OBSERVATORIO GRÁFICO 3 – GRUPO 1

 

Anuncios