El libro habla de Melany, una niña de trece años, vivía con sus padres y una hermana, nunca le gustó ocasionar problemas, le interesaba ayudar a las personas y pertenecía al voluntariado en un hospital.

La chica comienza a tener problemas con su peso a causa de que su padre le dice que tiene una gordura de infancia.

Luego de esto Melany reacciona involuntariamente comiendo menos o nada hasta el punto en el que solo su ropa le aumentaba peso a su cuerpo para verse normal, asi que se ve obligada a que sus padres la internen en el hospital en el que hacia voluntariado.

Un día se estaba dió cuenta que ella sola se lastimaba, pero gracias al apoyo de su familia y los consejos que le daba la doctora Leeman, Melany decidió poner empeño a su tratamiento.

En cuanto a las características del libro encontramos que  se usa una tipografía serifada , un buen tracking  y leading, alineado justificado, posee algunos defectos en la impresión como puntos negros alrededor o delgadas líneas blancas en algunas palabras, ademas solo hay una columna de lectura con una margen interna mayor que la exterior pero hacen fácil de leer la publicación y no hay muchas jerarquías, solo en los títulos con negrilla.

14550904_10202148358985932_1954889871_o
Solapa de “Melany, historia de una anoréxica” foto por: Carolina Velásquez.14513578_10202148360105960_1595033293_o
Portadilla de “Melany, historia de una anoréxica” foto por: Carolina Velásquez.

14572605_10202148360625973_2000928356_o
Portada de “Melany, historia de una anoréxica” foto por: Carolina Velásquez.

En cuanto al ejercicio de lectura encontramos que es agradable e interesante ir encontrando patrones en el comportamiento corporal de las personas al leer y al ser puestas a prueba, como el rascarse el pelo o jugar con los dedos o tener pequeños ataques de risa.

Es evidente también que nos tardamos más en voz alta pero hacemos un doble ejercicio de memoria y  hay que tener en cuenta cuando el lector se equivoca y le toca repetir la palabra en cuestión.

A veces personas que leen muy rápido no se les entiende muy bien al leer en voz alta, pero ellos mismos se entienden, aunque aveces cambien unas palabras un poco por tener una relación muy grande con otras palabras que usamos comunmente.

Autores

Catalina Sánchez
Carolina Velasquez
Mateo Escobar
Francisco Urible

Fecha de consulta

02 de octubre de 2016

Observatorio Gráfico 3- 2016-2

Anuncios