En este ejercicio de observación se busca analizar los aspectos más importantes en cuanto a sintaxis y legibilidad en una publicación no periódica. En este caso la publicación elegida fue: Cómo usar imágenes en diseño gráfico de Lindsey Marshall y Lester Mearchem (Editorial Parramón). Para esto se estudió la estructura interna y externa de la publicación, el set tipográfico, la rejilla, diagramación, etc. Y se realizó una  prueba de lectura a 10 usuarios pertenecientes al público objetivo y 10 que no lo eran.

DSC03291.JPG

SINTAXIS

Este libro enseña cómo seleccionar y utilizar las imágenes para una amplia gama de aplicaciones que comprende: revistas y periódicos, carteles, folletos, libros, producciones de papelería, cubiertas de CD, publicidad y material de promoción, envases y diseño de punto de venta, páginas web y publicidad digital.

Usando estudios de caso totalmente ilustrados de los principales profesionales del grafismo y ejercicios prácticos, el libro ofrece ideas y consejos prácticos sobre la forma de utilizar las imágenes.

PÚBLICO OBJETIVO

La publicación se encuentra dirigida hacia estudiantes y profesionales de diseño gráfico, publicidad y carreras afines.

DSC03284.JPG

ESPECIFICACIONES

El libro está en formato carta, su tamaño cerrado es de 21,5 cm x 28 cm y abierto de 43 cm x 28cm. Esta encuadernado por cuadernillos engomados y tiene pasta blanda. Está impreso en litografía a 4 tintas en papel Bond de alta porosidad de 220g y su cubierta esta laminada (brillante).

SET TIPOGRÁFICO

La fuente del texto es Helvética, tanto para texto de corrido como para títulos, destacados, entradillas y pies de foto. Se usan variables de su familia tipográfica como bold, médium, light, italic y  ultralight. El texto está alineado a la izquierda y tiene sangría española.

El texto de corrido es de 10 puntos lo que permite una buena legibilidad y el leading proporciona al lector la óptima diferenciación entre las líneas. El uso de diferentes puntajes y variables de la familia tipográfica permiten la jerarquización de la información para su correcta comprensión.

DSC03286.JPG

REJILLAS

lIBRO1lIBRO2lIBRO3

La publicación posee variados tipos de rejillas que se emplean según la necesidad de diagramación, sin embargo existe un formato predominante para el manejo de información escrita que se observa en todas las imágenes, la cual consta de dos columnas; los titulares se encuentran en la parte superior acompañados de un filete, seguidos del texto corrido y una fotografía con su respectivo pie de foto, dejando un amplió margen entre el folio y la ubicación del resto de los elementos, lo cual le proporciona bastante aire a la composición. Los otros formatos de rejillas encontrados suelen usarse para diagramar imágenes con pie de foto o infografías que se encuentran al interior del libro.

PRUEBA DE LECTURA

Se eligieron dos fragmentos del libro: la página 40 para lectura mental y la página 41 para lectura en voz alta, y se realizó la prueba a 20 personas tomando el tiempo que se demoraban en leer cada fragmento. Para esto se tuvo en cuenta variables como edad, hábitos de lectura, iluminación y temperatura.

Screenshot_2017-03-31-13-48-43

CONCLUSIONES

-El ejercicio de lectura proporcionó diversos resultados que permitieron identificar las características de lectura que poseía cada grupo de personas, a partir de sus gustos, hábitos de lectura y edad. Se identificó que las personas con edad más avanzada (entre los 49 y 56 años), leen en promedio 259 palabras por minuto; mientras que el grupo de personas más jóvenes (entre los 18 y 29 años) alcanzó a leer un promedio de 313 palabras por minuto en una lectura mental.

-El primer fragmento, fue más difícil de comprender para el público no objetivo, ya que trataba temas y conceptos puntuales sobre el diseño gráfico que debían tener un conocimiento previo de éstos para su correcta lecturabilidad.

-Una lectura en voz alta, implica que el lector debe tener en cuenta un mayor número de detalles, pues este debe preocuparse por su respiración, los signos de puntuación y tono de voz que utiliza, ya que debe cerciorarse que tanto él como quien lo escucha, tenga una adecuada comprensión de la lectura que se está realizando. En el ejercicio de lectura su pudo concluir que las personas tardaban en promedio el doble de tiempo en realizar la lectura en voz alta que la lectura mental.

DSC03283

¡MUCHAS GRACIAS!

Daniela Salazar, Erika Vasquez, Mateo Freidell.

Observatorio Gráfico 3 / Periodo 2017-1 – Grupo 01.

Anuncios